En esta seccion de el mundo, en la caducidad, igualmente existia la figura de el consolador, no obstante variaba la forma de fabricarlo.

El Oriente Vi­a

En esta zona del universo, en la decadencia, ademas existia la figura de el consolador, pero variaba El metodo sobre fabricarlo. Estos consoladores estaban fabricados en esta region de el universo con heces de camellos secas y recubiertas de resina. Eran sumamente silido http://www.besthookupwebsites.org/es/oasis-review asi­ como suaves al tacto.

La Antigua Grecia

Despues sobre la antiguedad sobre roca, las antiguos griegos nunca miraban al mundo exterior tratando de conseguir inspiracion sexual en terminos de sus falos artificiales, sino al interior de la cocina. La sobre sus practicas sexuales mas notorias era el utilizo de consoladores fabricados completamente de pan “baguettes”, esencialmente.

Este consolador fue evolucionando hasta la Antigua Grecia, donde recibio el apelativo de Olisbo. Dichos eran las consoladores con maneras de falo con las cuales se buscaba la satisfaccion misma igual que de enriquecer las relaciones sexuales. En fundamentos, estaban fabricados sobre piedra, pero con el tiempo se fabricaban de cera, cuero o madera, lubricados con grasa sobre oliva.

La imagen mas antigua que referencia inequivocamente el manejo de lo que hoy se conoce igual que consolador, seri­a un vaso heleno de el siglo VI, en cuya ornamentacion se percibe una femina inclinada haciendo una felacion, mientras otro hombre le introduce un consolador.

Platon e Hipocrates bien hablaban sobre un engendro que llamaban hysteria de la mujer. Se referian al malestar producido en el utero sobre la chica, que era considerado animal que vagaba por el cadaver de estas hembras causando diversas enfermedades, y se curaba utilizando masajes en las genitales o usando el olisboi, consiguiendo regresar al orgasmo asi­ como pudiendo de este modo expulsar su fluido vaginal.

Se creia que lo que causaba la histeria era la abstinencia sexual, cuando en realidad no era mas que una frustracion sexual. Por este finalidad, las medicos recomendaban a las mujeres casadas tener relaciones sexuales muy usualmente con sus maridos desplazandolo hacia el pelo a las solteras que se casaran o usaran los olisboi.

?En otro vaso helenico de el siglo V a. C., se percibe la mujer usando un consolador. Posiblemente se trataba sobre olisboi, reproducciones falicas, frecuentemente realistas, que se fabricaban en cuero, en piedra o madera talladas.

Igualmente, las griegos usaban consoladores en otros contextos. En la archi famosa obra Lisistrata, sobre Aristofanes, por ejemplo, las hembras griegas hacen una huelga sexual, que lleva an una dialogo sobre el manejo de consoladores para satisfacerse entretanto dura la protesta.

Aristofanes en su trabajo Lisistrata llamaba a las olisboi el consolador de las viudas. Asi, en las bodas griegas, la madre proporcionaba a la novedosa pareja todo el mundo los puntos esenciales para que el sexo se produjera satisfactoriamente y no hubiera el menor inconveniente. Bajo del lecho conyugal se colocaba un bote sobre miel Con El Fin De dar energia al prometido, menta que seri­a un potente afrodisiaco desplazandolo hacia el pelo una forma de Dios heleno Priapo, que era la divinidad sobre la abundancia.

Hay documentos escritos en las que se explica que a lo largo de la periodo dorada de los griegos, las hembras solteras usaban los denominados olisbos, las cuales eran dildos elaborados en roca, cuero o bien madera pulida.

Si repasamos la leyenda sobre la primera ginecologa griega Agnocide, veremos como los olisbos era totalmente normalizados en la vida sobre la mujer griega. Agnocide se hizo medica en Alejandria, ya que en Grecia esta profesion estaba prohibida para las mujeres. Volvio a Atenas ejerciendo la profesion sobre doctor, sin embargo poniendose ocurrir por varon.

Un conmemoracion debio sobre atender en total foro ateniense a la mujer que estaba dando a luz, como esta se negaba a ser atendida por ser hombre, Agnocide levanto su tunica doctoral para que viera que era chica como la novia y sobre esta manera poderla atender.

Esto provoco que se extendiera dentro de las mujeres atenienses su presencia con lo que aumento bastante su publico desplazandolo hacia el pelo provocando los celos profesionales sobre otros medicos que le acusaron sobre violar a sus pacientes.